20.9.10

Cómo conocí a Labordeta

Esta mañana me desayuné con la noticia de la muerte de Labordeta. Una noticia esperada y triste, ya le vimos mal en la entrega de la medalla hace unos días. No voy a hacer ningún balance de su obra, de su trayectoria política, de su vida. Contaré...

... cómo lo conocí. Lo conocí en la cama, cuando la compartía de pequeña con mi hermana. Ella me cantaba. Todas las noches me cantaba algo, como si fuera una nana o un arrullo. Cambiaba el repertorio, se adaptaba al momento, se actualizaba, aunque siempre terminaba con la misma habanera (para mi era mortal). Una noche apareció ...habrá un día en que todos al levantar la vista veremos una tierra que ponga libertad... supongo que ella si pudo ir o escuchar a Labordeta cuando estuvo por los 70 en Alcántara. Dicen que a finales del 71.

Me la cantaba bajito, me aprendí la letra. No la entendía muy bien, o no asimilaba el mensaje, era muy pequeña.

Para que luego digan que los hermanos no marcan el camino. No me voy a quejar, era una gozada que pudieras pedir canciones dedicadas todas las noches y que encima te hicieran caso. Luego fui descubriendo otras canciones yo solita. Ahora tengo enredá en la cabeza la de Paisajes urbanos, días escolares ... hoy no ha venido a clase Ramón Cabeza y al preguntar por él sus compañeros me han mirado con ...

Por si alguien no lo conoce y tiene curiosidad aquí da respuesta a 34 preguntas en un encuentro virtual

10 comentarios:

Puntos de vista y ... nada más dijo...

Pues el primer sitio de Extremadura en el que actuó fue ALcántara. Lo llevó Ricardo Senabre, decano de Letras en Cáceres y aragonés "de facto"

Malo Malísimo dijo...

Habrá un día
en que todos
al levantar la vista,
veremos una tierra
que ponga libertad.

Hermano, aquí mi mano,
será tuya mi frente,
y tu gesto de siempre
caerá sin levantar
huracanes de miedo
ante la libertad.
Haremos el camino
en un mismo trazado,
uniendo nuestros hombros
para así levantar
a aquellos que cayeron
gritando libertad.

Habrá un día
en que todos

Sonarán las campanas
desde los campanarios,
y los campos desiertos
volverán a granar
unas espigas altas
dispuestas para el pan.
Para un pan que en los siglos
nunca fue repartido
entre todos aquellos
que hicieron lo posible
por empujar la historia

hacia la libertad.
Habrá un día
en que todos

También será posible
que esa hermosa mañana
ni tú, ni yo, ni el otro
la lleguemos a ver;
pero habrá que forzarla
para que pueda ser.
Que sea como un viento
que arranque los matojos
surgiendo la verdad,
y limpie los caminos
de siglos de destrozos
contra la libertad.

Habrá un día
en que todos
al levantar la vista,
veremos una tierra
que ponga libertad.

Novicia Dalila dijo...

Me encanta el recuerdo tan emotivo que has compartido, Hitos. Lo de Labordeta también, claro, pero lo de tu hermana me ha encantado. Y es que es cierto, con el tiempo te das cuenta de cuánto y cómo te marcan los hermanos. De siempre he dicho que los hermanos son la mejor herencia que nos dejan nuestros padres y cada vez estoy más convencida de ello.

Un beso y feliz lunes.

Pepe dijo...

Rosa rosae... así, así crecí, crecimos.

Anónimo dijo...

Y van pasando los años
Y al fin la vida no puede ser
sólo un tiempo que hay que recorrer
a través del dolor y el placer;
quién nos compuso el engaño
de que existir es apostar a no perder.
Vivir es más que un derecho,
es el deber de no claudicar
el mandato de reflexionar
qué es nacer, qué es morir, qué es amar.
el hombre, por qué está hecho
y qué eres tú, libertad,
libertad, libertad, libertad.
La idea no es razonable,
tampoco el verbo fundamental;
¿es el alma principio o final,
o armonía del bien frente al mal?
qué es el amor insondable
que empuja al cuerpo a ser incógnita
inmortal.
El siglo está agonizando
y el testamento que va a dejar
es un orden que quiere ocultar
el preciso compás del azar;
a qué seguir respirando
si no estás tú, libertad,
Libertad, libertad, libertad.
Aute.

ID dijo...

Muy simpática la historia.

La cancioncita esa que citas la cantábamos (horribilisimamente) en las manis, sentadas y encarteladas en Madrid ante grises y luego maderos...

O tempora, o mores!

Hoy la canción me suena "panfletera", gages del "uso", igual que otras, de Lluis Llach por ejemplo.

Labordeta nos legó muchas más cosas igualmente maravillosas.

Te sugiero que borres el primer comentario que es un anuncio.

filo dijo...

un emocionante y rendido homenaje a este aragonés universal,honrado y comprometido.



( Hitos, borra ese primer comentario que todo lo aturde y emborrona)


un abrazo

Hitos dijo...

Puntos de vista... se lo he leido a Félix Pinero no se donde.

Malo, eso era lo que me cantaba mi hermana, hasta el final si nadie la mandaba callar.

Novicia, lo malo es que tengo 4 por encima de mi. Si todos decían lo mismo o iban por la misma senda... sin problemas, pero cuando no se ponían de acuerdo... un lio. Aunque siempre tomas a uno como guía espiritual (y si no te gusta lo vas turnando)

Pepe, debo estar floja que me has hecho echar una lagrimina.

Anónimo, entre Pepe y tu me estás haciendo pensar de más esta mañana. Gracias por la aportación de Aute.

Id. Es lo que hay, yo no puedo contar que cantara el himno de Aragón corriendo delante de los grises (hay ahora una movilización en el facebook pidiendo apoyo a que sea el himno de Aragón).

Filo, lo borro, lo borro ¿Sigues enredada?

Besos a todos

Anónimo dijo...

Uno se cree
que las mató
el tiempo y la ausencia.
Pero su tren
vendió boleto
de ida y vuelta.

Son aquellas pequeñas cosas,
que nos dejó un tiempo de rosas
en un rincón,
en un papel
o en un cajón.

Como un ladrón
te acechan detrás
de la puerta.
Te tienen tan
a su merced
como hojas muertas

que el viento arrastra allá o aquí,
que te sonríen tristes y
nos hacen que
lloremos cuando
nadie nos ve.

Hasta los cojones. dijo...

Una gran pérdida de una persona indispensable para conservar el equilibrio de las cosas.

Besos.